Prueba de relaciones internacionales

Los contactos internacionales son extremadamente comunes en la era de la globalización. Los nuevos inventos en las áreas de transporte y comunicación acortaron significativamente la distancia entre estados e incluso continentes. Ahora el destinatario recibe una carta después de unos días, y no después de unos meses, como sucedió antes. Siempre puede & nbsp; llamar a alguien e integrarlo directamente. El camino hacia el próximo fin del mundo no toma años, sino solo unas horas en avión. Hoy, los países distantes están & nbsp; para nosotros a su alcance y gracias a los medios de comunicación: prensa, televisión, internet

Hay muchas nuevas oportunidades para la cooperación. Los viajes al extranjero fueron más fuertes y más populares, y por lo tanto también muy frecuentes. En la actualidad, puede obtener fácilmente en un continente individual, donde una cultura diferente también se aplica a las nuevas costumbres. Todo lo que necesita es un boleto de avión y un aterrizaje fuerte en Asia, África o en una isla interesante. La situación política en el mundo también está en aumento. Después del final del área Schengen, la mayoría de las fronteras en la Unión Europea fueron abolidas y toda su gente puede viajar libremente entre los estados.

Los contactos multiculturales intensos requieren una buena preparación. La empresa, que requiere nuevos mercados extranjeros, ganará mucho con un intermediario que presentará la oferta propuesta. La interpretación es extremadamente importante en esto. Una empresa polaca asistida por un intérprete puede conquistar los mercados internacionales directamente a las partes interesadas. La visita de representantes del grupo automotriz japonés en nuestra fábrica será mucho más eficiente en presencia de un intérprete. Sin un traductor, las reuniones políticas y las reuniones internacionales no podrían tener lugar. La presencia de una persona que conoce una cultura dada permite evitar contratiempos y ambigüedades. Esto es útil en grandes negociaciones, donde a veces pequeños elementos pueden decidir sobre la felicidad de la transacción.